Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mil años atrás, el ángel Raziel mezcló su sangre con la sangre de los hombres y creó la raza de los nefilim. Mitad ángeles, mitad humanos, caminan entre nosotros, invisibles pero omnipresentes. Se llaman a sí mismo cazadores de sombras. Los cazadores de sombras obedecen las leyes escritas en le Libro Gris que les dio el Ángel: su misión es proteger nuestro mundo de los parásitos interdimensionales a los que llaman demonios, quienes viajan de mundo a mundo destruyendo todo lo que encuentran a su paso. Además, suya es la tarea de mantener la paz entre los conflictivos subterráneos: mitad demonios, mitad humanos, conocidos comúnmente como brujos, vampiros, hombres lobo y hadas.
Últimos temas
» Ponle pareja al de arriba :P
Lun Nov 07, 2011 5:59 am por Magnolia M. Seeker

» Paseo Nocturno (Clary I. Fray)
Dom Nov 06, 2011 8:09 pm por Clarissa I. Fray

» El último post gana xD
Sáb Nov 05, 2011 6:09 pm por Jace H. Lightwood

» Las chicas suman; los chicos restan xD
Sáb Nov 05, 2011 6:08 pm por Jace H. Lightwood

» Fuck, Date or Pass 8)
Sáb Nov 05, 2011 6:08 pm por Jace H. Lightwood

» Qué escuchas?
Vie Nov 04, 2011 9:50 pm por Hayley K. Jones

» Nueva en la ciudad [Christopher D. L]
Lun Oct 31, 2011 7:31 pm por Gabrielle Monroe

» A alguien le interesa rolear?
Dom Oct 30, 2011 9:16 pm por Gabrielle Monroe

» Llegando a la ciudad... [quien quiera]
Sáb Oct 29, 2011 5:51 pm por Clarissa I. Fray

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Dom Jul 16, 2017 5:50 pm.
Parabatais


The Secret Circle RPG


élite

 brothersoft.com Join Johann Strauss Tinypic Photobucket Photobucket This is my destiny Gossip Girl RPG Oh! Marauders Another Praga Ghost Light
Mystic Forks Image and video hosting by TinyPic
Normales

Olvidando los problemas (Izzy Lightwood)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Olvidando los problemas (Izzy Lightwood)

Mensaje por Jace H. Lightwood el Jue Oct 13, 2011 6:31 pm

No podía negar que al final de cuentas aquel lugar podía resultar peligrosamente atrayente y divertido. Las pieles frescas y jóvenes de los mundanos forradas en pantalones y faldas de piel que no dejaban nada a la imaginación se mezclaban con los cuerpos que no eran del todo humanos. Claro aquellos chicos y chicas no podían diferenciar ya que los otros hacían muy bien su trabajo, actuando como unos camaleones y camuflajeándose siendo ayudados por la poca luz del lugar. Yo, por mi parte, observaba todo aquel show encantado. Los mundanos a veces podían llegar a ser tan estúpidos y fácil de engañar, por algo eran presas tan fáciles para los vampiros y en fin todo ser que les quisiera hacer daño. Por supuesto ahí estábamos nosotros, con el fin de evitar cualquier abrupto que se suscitase o al menos la mayoría del tiempo pues aquella noche no me encontraba ahí para controlar alguna actividad demoniaca o algún subterráneo descarrilado. Tenía que admitir que esta noche me encontraba en el Pandemónium por pura diversión, y aunque antes había llegado con ganas de provocar una que otra pelea, uno que otro problema, había desechado la idea rápidamente para dedicarme a ver cómo todos parecían quererse meter en los cuerpos de otros, considerando a varias parejas que parecían querer comerse.

Instintivamente desvié la mirada de las parejas, pues no hacían más que recordarme a una sola persona y claro no era muy agradable ver. Sin voltear a ver, tomé el vaso que estaba al lado mío con mi mano izquierda, acercándolo a mi boca y alzándolo para que el líquido cayera en mi boca, sin embargo esperé unos minutos y mi lengua no pudo llegar a probar sabor alguno, así que retiré el vaso y lo observé de lejos. Se había acabado… demasiado rápido para mi gusto. ¿Cuántos llevaba en total? ¿Unos 3 o 4? ¿5? No había llevado la cuenta pero sin duda alguna necesitaba algo más fuerte.

- ¡¡Hey Lixie!! ¿Me darías algo más fuerte? – le pregunté a la que aquella noche atendía la barra mientras me giraba hacia ella y le guiñaba el ojo – Te lo agradecería bastante – continué mientras deslizaba el vaso vacío hacia ella hasta que ella cerró su mano alrededor de éste, tocando levemente mis dedos con mirada de complicidad y devolviéndome el guiño. Confiada de que volvería a observar la pista de baile se giró para llenar mi vaso con alguna nueva bebida y aunque sabía que no debía confiar en un hada, aquella noche aceptaría lo que me diera. Deslicé la vista por el fino cuerpo de la “chica” y recordé como noches anteriores había deslizado mis manos también por éste.

Cualquiera que me viera diría que estaba en aquel lugar por despecho, para intentar con otras chicas como lo había hecho cuando había ido a Idris, con Aline. Lo que claramente no había funcionado y ahora tampoco lo hacía. Pero esta noche yo estaba aquí para esquivar precisamente lo que todos hacían: dormir a esas altas horas. ¿Cierto? Pero también a cualquiera que le hubiera dicho aquello me hubiera contestado que si aquel era mi propósito ¿por qué me había pasado aquellos treinta minutos en la barra y coqueteando con Lixie? Negando con la cabeza me giré de nuevo para observar a quienes estaban en el centro de la pista, pero antes de que me diera cuenta Lixie estaba a mi lado, con una mano en mi hombro y la otra sostenía lo que debía ser mi bebida.

- Aquí tienes, guapo – susurró en una sonrisa cómplice mientras me ofrecía la bebida que se veía apetecible – Cualquier cosa… ya sabes – prosiguió mientras deslizaba una mano por entre mi cabello.

- Gracias – contesté, declinando la bebida y acunando con una mano su pequeño rostro afilado, poniendo especial atención en sus labios, como si éstos fueran de vital importancia.

Tenía que aceptarlo, Pandemónium era más que perfecto para olvidar el mundo exterior, los problemas y sobre todo evitar las pesadillas.
avatar
Jace H. Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 204
« Fecha de inscripción : 09/10/2011
« Localización : Enredado en las sábanas... de tus sueños.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Olvidando los problemas (Izzy Lightwood)

Mensaje por Isabelle Lightwood el Vie Oct 14, 2011 8:50 am

"Mundanos, mundanos everywhere" Eran exactamente los pensamientos que pasaban por la cabeza de Isabelle a aquellas horas de la noche, se movia al compas de la musica mientras podia intuir como los submundos se movian entre la multitud, sin ser notado por los mundanos quienes se dejaban engañar por una cara bonita, un fisico espectacular o palabras melosas, debia admitir que para ser monstruos hacian aquellas cosas bastante bien, es mas, a algunos era bastante dificil reconocerlos, pero no por ello imposible, y todo cazador de sombras que se precie debe saber distinguirlos, al menos si quiere tener mas de un dia de vida

A su encuentro fue un chico, guapo, alto, su caracter parecia agradable y si, hasta era un mundano, aunque un mundano bastante diferente a los demas para ser sinceros, continuo moviendose, a pesar de tener buen cuerpo la castaña no acaba de encajar alli, todas acudian a la discoteca con faldas minusculas y camisetas, si se les podia llamar asi, que dejaban a la vista su abdomen, sin embargo ella era todo lo contrario, pantalones de cuero ajustados y una camiseta azul algo holgada, era imposible no llamar la atencion cuando las demas mujeres parecen un cacho de carne andante, mentalmente les reprochaba la poca dignidad que tenian, aquello para ella era como una exposicion en la que los chicos elegian a la mejor pieza, parecian perros en aquel aspecto

Pero a pesar de todo no se arrepentia de haber acudido a Pandemonium, con aquella musica que casi te taladraba en cerebro, la mayoria de sus preocupaciones desaparecian, y he dicho preocupaciones, las obsesiones continuaban alli, revoloteando en su cabeza, en ocasiones pensaba que se estaba volviendo loca, queria encontrarle de cualquier forma posible, no importaba los tratos que tuviera que hacer, tampoco con que raza, en esa ocasion el fin si justifica los medios, o eso pensaba ella

Salio a empujones de toda aquella masa de gente, tomaria algo, ¿alcohol o refresco? ni lo sabia ni le importaba, seguramente algo de lo primero no vendria mal, el alcohol alivia las penas y justamente en esos momentos era una de las cosas que mas necesitaba en el mundo, y si lo debia conseguir por metodos poco recomendados lo haria, camino hasta la barra, aquellos tacones tan sumamente altos comenzaban a hacer estragos en ella, era demasiado pasar todo el dia y la noche sobre ellos, pero ya que estaba lo aguantaria, no pensaba volver hasta que el sol saliera, llegaria justo a tiempo para meterse en la cama a la hora en que los demas se levantaban, finalmente llego hasta la barra, y lo que encontro no se lo esperaba, Jace ¿de verdad estaba el alli? no le entraba en la cabeza, algo asi parecidos a celos recorrieron su cuerpo cuando la chica de la barra se le acerco de mas, no eran los celos que podria tener Clary, si no mas bien celos de hermana, no queria que chicas asi se acercaran demasiado a el, con paso decidido camino hasta quedar a su lado, clavo la mirada en la chica, una hada para ser exactos, se giro a mirarla y Isabelle endurecio la mirada - ¿Trabajas aqui no? Dame lo mas fuerte que tengais - Exigio, cuando el hada desaparecio de su vista fue el turno de mirar a su rubio hermano, - ¿Que narices haces aqui? ¿Ligas con hadas? - Pregunto con una sonrisa socarrona, era una de las pocas ocasiones en las que podia molestarle
avatar
Isabelle Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 25
« Fecha de inscripción : 11/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Olvidando los problemas (Izzy Lightwood)

Mensaje por Jace H. Lightwood el Vie Oct 14, 2011 6:31 pm

“Sabes que no funciona, Jace” mencionó aquella vocecilla interna que rara vez salía a la luz “¿Qué acaso no lo intentaste aquella vez con Aline?” preguntó con cierta sorna, burlándose. “Acéptalo, terminaste volviendo a los brazos de Clary” siguió la misma voz, haciendo que mordiera mi lengua para que de alguna forma se callara de una vez por todas y sobre todo que me dejara en paz para poder concentrarme en lo que realmente estaba pasando. Por su parte, Lixie se pasó la lengua por los labios, provocándome y de cierto modo apresurándome para que buscara el contacto con sus labios. Ante aquel gesto no pude evitar soltar una risa algo burlona e irónica, pues al parecer la noche anterior no había sido suficiente para ella, y con aquello no estaba diciendo que hubiéramos hecho algo más allá del contacto con labios. No, no habíamos terminado en la cama ni mucho menos en un cuarto que el antro contenía, solo habíamos compartido besos y caricias bajo las sombras que nos había ofrecido un lugar apartado.

Instintivamente deslicé fácilmente mis dedos por entre su oreja, atrayéndola hacia mi cuerpo y esta vez con la vista fija en sus ojos. Y tenía que admitir que aquella mirada iba más que cargada con intenciones de retarla a que diera todo de sí. Sin embargo algo llamó mi atención antes de que llegara a probar el sabor de sus labios, pues a pesar del ruido ensordecedor de la música podía escuchar perfectamente como el sonido y el eco de unos tacones se acercaban directamente a la barra, como demandando algo con solo caminar de aquella mirada. Y claro aquel sonido no hizo más que recordarme a una persona: mi hermana, Izzy. Así que desvié la vista del rostro de Lixie para enfocar la mirada en la persona que debería estar cerca… o quizá demasiado. Efectivamente, y para mi sorpresa, Isabelle se encontraba al lado de Lixie, con la mirada endurecida y exigiendo una bebida, claro sin importarle que ella ya estuviera ocupada conmigo. La menuda hada recorrió a mi hermana con una mueca en la boca, después me miró directamente a los ojos, dando a entender que aquello se había acabado, por lo que solté un largo suspiro y por último se perdió detrás de la barra.

Sin perder tiempo volteé de nuevo hacia Izzy, con las cejas arriba en señal de molestia y escuchando su pregunta, la cual venía cargada con aquella voz burlona que siempre utilizaba cuando quería molestarme. Noté como el color de sus ojos se suavizaba levemente al mirarme por lo que solo negué con la cabeza, tomando mi copa en manos.

- ¿Es en serio, Isabelle? ¿Interrumpirme en medio de… una cita? – pregunté, dudando en qué decir al último, pues aquella escena no había sido una cita precisamente – Y bueno, ya que ella es un hada y yo estaba con ella antes de que tú nos interrumpieras… sí, supongo que ligo con hadas – le dije con la misma sorna y guiñándole un ojo, en señal de broma - ¡Ah! Pero la verdadera pregunta es ¿Qué haces TÚ aquí? – pregunté remarcando el “tú” y obviamente evitando la misma pregunta, pues ella me la había hecho primero – ¿Has traído a Alec o has venido con Simon? – pregunté de nuevo, rodeando los ojos ante la mención del último.
avatar
Jace H. Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 204
« Fecha de inscripción : 09/10/2011
« Localización : Enredado en las sábanas... de tus sueños.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Olvidando los problemas (Izzy Lightwood)

Mensaje por Isabelle Lightwood el Vie Oct 14, 2011 7:41 pm

No soportaba las insinuaciones de los mundanos, pero todavía menos las respuestas de las mundanas, era como si... agg nunca lo entendería, pero claro, debía ser cosa propia de la especie el comportamiento, pero tampoco entendía el por que había acudido a ese sitio en concreto, sabía que odiaba... bueno que no era de su gusto aquel ambiente, ya que ella era fan de las fiestas, acudía a todas las que podía pero aun así había algunas que no conseguían atraer demasiado su atención, además en aquel sitio podría reconocerla cualquier demonio con dos dedos de frente, aunque para ser sinceros ninguno los tenía, aunque si eso ocurría descargaría toda su rabia contra el, el "pobre" acabaría estampado contra el suelo mientras la castaña le hacía sufrir, de la misma forma que quería hacer sufrir a Sebastian.

Contempló al hada marcharse y sonrió mentalmente, Isabelle tenía ego, un ego bastante subido y cada vez que alguien recorría su cuerpo con la mirada se sentía mas orgullosa de si misma, sobretodo cuando intentaban ligotear con sus hermanos, eran sus chicos, y de nadie mas, oservaba a la otra joven mientras se alejaba en busca de su pedido, tenía claramente una mirada de superioridad, que en cuanto giró la mirada a Jace fue reemplazada por una de cariño. - No interrumpo... tan solo vigilo que no hagas cosas de las que en un futuro te arrepentirás, las hadas son retorcidas -

Tomó asiento en uno de los taburetes, mientras repiqueteaba las uñas contra el marmol de la barra, esperando impaciente su bebida, ella tambien quería empezar a distraerse, su hermano no era el único que tenía cosas que olvidar - Vengo sola, parece que ni mi hermano ni mi... novio - Hizo una mueca al pronunciar aquella última palabra, si había otra cosa que la caracterizaba era estar en contra del compromiso, ella solo tenía un compromiso y era con la clave, pero Simon... era Simon - Nadie quiere compartir conmigo una noche en una discoteca, penoso ¿verdad? - Soltó un largo suspiro, en realidad estaba empezando a pensar que daba pena al estar sola en un sitio como aquel al que todo el mundo acudía acompañado, si hasta Jace estaba con alguien, un hada, pero alguien al fin y al cabo.

- Empiezo a pensar que Alec ya no nos necesita tanto como antes... ahora tiene a Magnus - Pasó una mano por su cabellera castaña, apartandose de la cara los mechones que dificultaban la visión, tenía clavados los ojos en Jace pero su mente estaba bastante lejos de allí.
avatar
Isabelle Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 25
« Fecha de inscripción : 11/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Olvidando los problemas (Izzy Lightwood)

Mensaje por Jace H. Lightwood el Sáb Oct 15, 2011 12:11 am

Miré a Izzy determinadamente, observando sus delicadas facciones aunque de delicadas no tenían nada, pues sabía que solo bastaban segundos para que derribara a cualquiera que se encontraba a bailando en la pista o a nuestro lado, un solo movimiento de su mano y su látigo caería, implacable sobre cualquiera que osara molestarla. Aquella imagen la había visto tantas veces que podía imaginar, bajo las luces del lugar, su mano bajando ágil y con gracia pero con fuerza a quien fuera su víctima, sus tacones sobre el sujeto y por supuesto lo que no podía faltar, una sonrisa de victoria en su rostro, de superioridad y por supuesto de ego recién alterado. Algo que ciertamente no me molestaba para nada, amaba a Izzy tal como era, sin cambiarle ni modificarle nada, con sus virtudes y defectos, era mi hermana a fin de cuentas, con la que había pasado la mitad de mi vida. Sin embargo con solo verla a los ojos la notaba diferente y por primera vez en semanas, había notado que había días en los que ni siquiera la veía y me preguntaba si era por mi culpa o ella simplemente tenía cosas que hacer de las cuales yo ni enterado estaba.

En cuanto las curvas de Lixie desaparecieron tras la barra, observé los ojos de Isabelle, aquella perfecta y definida superioridad que tan bien conocía apareció como brillo en sus ojos azules. Y por supuesto que aquello era bienvenido por una sonrisa de vuelta de mi parte, pues más que cabrearme, me divertía. A veces ambos podíamos sacar a relucir unos celos impresionantes, claro de hermanos, pero al fin impresionantes, irónicos y divertidos. La protección era mutua y podía imaginar el humor de Isabelle, pues podía llegar a pensar que era casi igual que el mío al ver a un chico rodear su menuda cintura con una mano, ese típico pensamiento de: “Es mía, es mi hermana y no quiero que la toques, imbécil”

Cuando volvió a mirarme hasta la tonalidad de sus ojos cambió por lo que sabía que volvía a ser la Izzy que era conmigo, y sin duda desde que había empezado a hablar no había parado de soltar una que otra risilla burlona. La primera por que ella había mencionado que meterme con Lixie podía ser un acción de la que me arrepentiría, al ser las hadas seres retorcidos y maquiavélicos, aunque lo que ella no sabía es que nuestro último encuentro no había resultado tan mal. La segunda carcajada salió disparada cuando se refirió a Simon como novio y seguido hizo una mueca, pues tan bien conocía a mi hermana que era capaz de descifrar el porqué: fácil, Isabelle no era chica de compromisos serios al menos con sus prospectos.

Pero mis sonoras carcajadas se vieron opacadas y por completo apagadas cuando mencionó las siguientes palabras y mis ojos se dedicaron a examinar sus movimientos. Se había sentado en uno de los taburetes e impacientemente repiqueteaba sus uñas contra el mármol de la barra, había venido a un lugar el cual no era su favorito y ¿ahora decía que asistir sin compañía a una discoteca era penoso, acompañado de un suspiro? La Isabelle que conocía no hubiera hecho nada de eso.

- Hey Izzy – dije, enfocándome completamente en ella, posicionando una mano sobre la suya, apagando su tamborileo de uñas - ¿Qué sucedió? – pregunté directamente, sin rodeos ni molestias de preguntar antes si algo le pasaba, pues sabía que algo, efectivamente, le estaba afectando. Y aunque ella ya había retirado unos cuantos mechones de su cara, la otra mano libre fue a parar al mismo lugar, retirando los restantes y buscando el contacto directo de sus ojos.
avatar
Jace H. Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 204
« Fecha de inscripción : 09/10/2011
« Localización : Enredado en las sábanas... de tus sueños.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Olvidando los problemas (Izzy Lightwood)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.