Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mil años atrás, el ángel Raziel mezcló su sangre con la sangre de los hombres y creó la raza de los nefilim. Mitad ángeles, mitad humanos, caminan entre nosotros, invisibles pero omnipresentes. Se llaman a sí mismo cazadores de sombras. Los cazadores de sombras obedecen las leyes escritas en le Libro Gris que les dio el Ángel: su misión es proteger nuestro mundo de los parásitos interdimensionales a los que llaman demonios, quienes viajan de mundo a mundo destruyendo todo lo que encuentran a su paso. Además, suya es la tarea de mantener la paz entre los conflictivos subterráneos: mitad demonios, mitad humanos, conocidos comúnmente como brujos, vampiros, hombres lobo y hadas.
Últimos temas
» Ponle pareja al de arriba :P
Lun Nov 07, 2011 5:59 am por Magnolia M. Seeker

» Paseo Nocturno (Clary I. Fray)
Dom Nov 06, 2011 8:09 pm por Clarissa I. Fray

» El último post gana xD
Sáb Nov 05, 2011 6:09 pm por Jace H. Lightwood

» Las chicas suman; los chicos restan xD
Sáb Nov 05, 2011 6:08 pm por Jace H. Lightwood

» Fuck, Date or Pass 8)
Sáb Nov 05, 2011 6:08 pm por Jace H. Lightwood

» Qué escuchas?
Vie Nov 04, 2011 9:50 pm por Hayley K. Jones

» Nueva en la ciudad [Christopher D. L]
Lun Oct 31, 2011 7:31 pm por Gabrielle Monroe

» A alguien le interesa rolear?
Dom Oct 30, 2011 9:16 pm por Gabrielle Monroe

» Llegando a la ciudad... [quien quiera]
Sáb Oct 29, 2011 5:51 pm por Clarissa I. Fray

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Dom Jul 16, 2017 5:50 pm.
Parabatais


The Secret Circle RPG


élite

 brothersoft.com Join Johann Strauss Tinypic Photobucket Photobucket This is my destiny Gossip Girl RPG Oh! Marauders Another Praga Ghost Light
Mystic Forks Image and video hosting by TinyPic
Normales

Oh sí, gloriosa y deliciosa cena (Hayley K. Jones)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oh sí, gloriosa y deliciosa cena (Hayley K. Jones)

Mensaje por Jace H. Lightwood el Miér Oct 12, 2011 8:43 pm

Lunes por la tarde, sin nada que hacer y en realidad con bastante hambre pero sin una pizca de ganas por cenar algo que más tarde, seguramente, devolvería gracias a mi complaciente dama que al parecer seguía obsesionada conmigo y que seguí viniendo cada noche a mi habitación para buscar placer como mi terror: aquel sueño que terminaba por convertirse en pesadilla. No la culpaba, incluso los sueños morían por pasar una noche conmigo. ¡¡Vale!! Tenía que aceptarlo, estaba siendo sarcástico conmigo mismo y a tal punto podía resultar grave. Seguramente el aburrimiento estaba afectándome de más, así que sin muchas ganas me levanté de mi cama, decidido a hacer algo y sin saber muy bien qué.

Tomé mi camisa gastada y los tenis del armario y terminé de vestirme, puesto que en mi cuarto siempre andaba como yo quería, lo que era: sin camisa y descalzo. Me preguntaba si Izzy o Alec estarían en casa o al menos cerca, pues últimamente cada uno hacía sus planes por separado. Izzy citándose en un lado y en otro con Simon, el cual ahora le atraía más de lo normal por su “condición”, y no era de extrañarse viniendo de mi hermana, pues normalmente le gustaba todo lo que estuviera en contra de las reglas y del chico perfecto que sus padre aceptarían. Alec… bueno él se encontraba en la misma situación, yendo de aquí y para allá con el “gran” mago de Brooklyn, Magnus. Y yo, últimamente me quedaba en casa, en el instituto, sin grandes planes. ¿El por qué? A decir verdad ni yo mismo lo sabía, la actividad demoniaca no había estado en sus niveles más altos y sí, habíamos recibido varias llamadas para atender ciertos casos, pero nada importante y finalmente podía contar con salir con Clary… así lo había decidido, más por su seguridad que por nada, aunque eso nos estuviera llevando al vacío y por más que me estuviera muriendo por dentro por verla.

Salí de mi habitación, dejando la puerta abierta pues no me importaba mucho si alguien entraba. Me dirigí al elevador y ahí encontré a Iglesia, ronroneando como siempre, su típica bienvenida. Cuando el elevador abrió sus puertas el gato se metió como si para él hubiese llamado a la máquina y después me introduje yo, presionando de nuevo los botones para que esta vez fuera a la planta baja. Repentinamente mi estómago dio la seña definitiva sobre lo que decidiría, pues al parecer no podía estar más tiempo sin comer algo, sin duda tendría que dirigirme a la cocina y si ahí no había nadie y nada terminaría yéndome a Taki’s u ordenando comida china. Y al parecer el gato sabía perfectamente lo que aquello significaba, pues antes de salir del elevador se restregó un poco en mis piernas para después salir disparado por el camino que conducía a la cocina.

- Maldito gato convenenciero – susurré para mí mismo mientras lentamente caminaba hasta la cocina.

Off: Perdona que sea algo largo y soso xD
avatar
Jace H. Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 204
« Fecha de inscripción : 09/10/2011
« Localización : Enredado en las sábanas... de tus sueños.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh sí, gloriosa y deliciosa cena (Hayley K. Jones)

Mensaje por Hayley K. Jones el Miér Oct 12, 2011 10:10 pm

OFF: La verdad es que me aburri un poco leyendolo ¬¬ (?) ok, no xDDDDD Lightwood, comparado con el mío, el tuyo es una frase xDDDDD No se que me pasó, creo que estaba con inspiración máxima *-* jajaja

Salí de mi habitación. Últimamente ese era el lugar donde más me lo pasaba. Si no estaba leyendo, estaba escribiendo algún cuento o dibujando alguna flor, normalmente lo último siempre me salía mal. Mis padres pensaban que, además de tener la habilidad de ser una muy buena Cazadora, la redacción e imaginación era lo mío; pero nunca sería ni nunca será la pintura o dibujo. Ya era hora de cenar y mi estómago no me perdonaba que cenara un poco más tarde de lo habitual. Prefería utilizar las escaleras a que el ascensor, por lo que caminé hacia ellas. Como era de esperar, cada uno de mis pasos resonaban por toda la planta; y todo se debía a que no había nadie en los pasillos. Sabía que habían bastantes personas, quizás no tantas, pero si bastantes como para andar vagando en los pasillos. No había habido mucha actividad demoníaca últimamente, por lo que tampoco estarían tan ocupados.

Bajé a saltitos la escalera y, al llegar a la planta donde la cocina se encontraba, comencé a caminar un poco más aceleradamente. Mi estómago ya no estaba enojado, sino que furioso; pedía a gritos comida.

-Tranquilo, ya te daré de comer- dije, mirando a mi estómago, mientras que le daba uns leves golpecitos. Lo sabía; cualquiera que me observara juraría que estaba loca. Y quizás lo estaba, pero no me importaba.

Entré a la cocina e, inmediatamente, me dirigí al refrigerador. Comencé a registrarlo, pero no parecía haber nada bueno, nada que pudiera servirme en ese preciso instante. Agradeciendo saber cocinar las cosas básicas, tomé una caja de spaguettis y la vertí sobre una olla llena con agua hirviendo. Mi espera para que los spaguettis se ablandaran comenzó en ese momento. Escuché cómo se abrió la puerta de la cocina y volteé a ver quien era. Ví a Iglesia ingresar a la cocina y como se me acercaba, para restregarse en mi pierna. Me agaché, con una sonrisa, para poder acariciarle el pelaje.

-Hola, Iglesia, ¿Cómo estás, gatito lindo?- le hablé, como toda persona le habla a un animal cuando este le agrada. No era una verdadera fanática de los gatos, quizás más de los perros, pero debía admitir que sentía cierto cariño por todo animal.

Detrás de Iglesia había entrado otra persona más. Un muchacho de cabellos rubios, estatura alta y ojos dorados. Además de marcas en su piel descubierta, como los brazos. Juraría haberlo ya visto en el Instituto, algo que debía de ser cierto, pues si veía a gente aquí, pero nunca había llegado a conversar con ellos.

-Hola- le saludé, tímidamente. Queriendo conocer a más personas, me presenté- Soy Hayley...Jones.
avatar
Hayley K. Jones

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 226
« Fecha de inscripción : 25/09/2011
« Localización : New York City, en el Instituto

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh sí, gloriosa y deliciosa cena (Hayley K. Jones)

Mensaje por Jace H. Lightwood el Jue Oct 13, 2011 5:22 pm

Mis pasos no hacían sonido alguno a pesar de que las suela de mis tenis eran de plástico y fácilmente hubieran hecho alguno que otro chillido, pero aquello jamás me había sorprendido, ya me había acostumbrado pues a través de toda mi vida era algo que tenía muy presente ya que estaba más que incluido en los entrenamientos. ¿Cómo ibas a cazar a un demonio si ibas por ahí haciendo cualquier ruido? Pero aquel día no era uno en el que estábamos en peligro y el silencio podía resultar incómodo, y más cuando quieres despejar tu mente para dejar de pensar en cosas que solo te hacen enredarte más. Instintivamente metí las manos en los bolsillos de los pantalones, caminando con la cabeza gacha mientras observaba como Iglesia ya había desaparecido por el pasillo que me llevaría a la cocina y donde seguramente ronronearía para que le diera un pedazo de cualquier cosa… con eso de que Izzy le daba lo que tuviera a la mano.

Sin embargo conforme más me iba acercando, un olor llegó hasta mi nariz, no podía decir que era un olor bastante apetecible, era agradable solamente, pues algo estaba por empezar a cocinarse. Pero podía adivinar que se trataba de los preparativos para una sopa o pasta pues aquel era olor característico de la pasta remojándose en el agua. Estaba seguro que de quien sea que estuviese adentro estaría a punto de incluir los ingrediente principales y los cuales sí que llenarían la cocina y probablemente el pasillo por el que estaba caminando. Fue inevitable no preguntarme quien estaría dentro, ¿sería Izzy? No podía decir realmente si era ella, aunque sí lo era, sin duda alguna era preferible no entrar pues en ese caso por más que mi estómago reclamara comida, aquella noche me retiraría a mi cuarto sin cenar nada. La última opción y la más agradable sería que Maryse estuviera en casa aunque… ¿Llegar solo a cocinar?

Ahora me encontraba frente a la puerta, solo hacía falta tomar la perilla y abrir la puerta para descubrir de quien se trataba. Y para ese punto la curiosidad me tenía invadido, aunque realmente no sabía si entrar o no, pues si se trataba de Isabelle, lo mejor era dar media vuelta. Mordí mi labio levemente mientras empujaba la puerta para poder entrar a la habitación y al mismo tiempo escuché una voz femenina que provenía de dentro, una voz que no me resultaba muy familiar pero si algo conocida. Lo primero que noté al entrar fue a Iglesia, que se restregaba en las piernas de alguien más, unas piernas delgadas y claramente femeninas, al parecer ese gato seguía manipulando, con éxito, a mucha gente más. Subí y fijé la vista rápidamente en la cara de la chica que al parecer era la única en el lugar, y por lo tanto la que estaba cocinando. Su cabello era de un rubio platinado, ojos azules grandes y brillantes, blanca, delgada y de facciones algo aniñadas. No podía decir que no era bonita. Para mi sorpresa fue ella la que tomó la palabra, presentándose.

- Al parecer ese gato también te ha engatusado a ti – contesté mientras volvía la vista a Iglesia y le entrecerraba los ojos – Jace… Jace Lightwood – me presenté mientras me dirigía a la olla que estaba en la estufa y observaba los fideos en el agua – Supongo que eres la chica que acaba de llegar ¿me equivoco? – pregunté con confianza mientras me recargaba en la barra, tomando una manzana y empezando a comerla. Podía recordar algo que había dicho Maryse, sobre una nueva chica que llegaría y que sin embargo no había tenido la oportunidad de conocer pues estaba más enredado en mis asuntos.


Off: Jones, mo me hagas inspirarme de verdad y hacer que tu post termine pareciendo un punto Cool
avatar
Jace H. Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 204
« Fecha de inscripción : 09/10/2011
« Localización : Enredado en las sábanas... de tus sueños.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh sí, gloriosa y deliciosa cena (Hayley K. Jones)

Mensaje por Hayley K. Jones el Vie Oct 14, 2011 6:25 pm

Off: ¡¿En serio acabas de amenazarme?! JÁ Tú inspirate lo que quieras, bonito, nunca me ganarás (?)

Antes de decir su nombre, el muchacho rubio hizo mención de una opinión suya; sobre como Iglesia me "engatusó" a mi también. La verdad es que se podía decir que sí, pero no sólo Iglesia; yo solía tener una gran debilidad por los animales. Me encantaban y ama pasar tiempo con ellos, sobre todo con los más tiernos e Iglesia era uno de ellos. Pensaba que todo los gatos eran traicioneros, pero este parecía ser un poco más cariñoso; y me agradaba.

-La verdad es que es imposible no caer bajo las garras de este precioso animal- las últimas dos palabras las dije mientras que acariciaba el pelaje de Iglesia y lo miraba. Cuando el chico se presentó, con el nombre de Jace Lightwood, lo miré y me paré derecha.

Cuando había llegado me había recibido Maryse Lightwood, lo cual me indicaba, por el apellido de tal chico, que este era hijo suyo. Había sabido que ella tenía cuatro hijos, pero uno era adoptado; al parecer era Jace, pues el parecía ser el único rubio de la familia, entre tantas personas morenas, además del único con ojos dorados, de entre tantos pares de ojos azulados. No mencioné nada sobre mi "descubrimiento", pues sabía que no debía de ser agradable que te dijeran: "Tú eres el adoptado por los Lightwood, ¿verdad?". En vez de eso, sonreí cuando el me preguntó si era la nueva del Instituto. Asentí con la cabeza.

-Venida directamente de Alicante- respondí, sin dejar de lado mi sonrisa. Cada vez que decía de donde venía, recuerdos de mi familia venían a mi mente. No podía soportar estar lejos de ellos; bueno, no en esos días. Donde todavía seguía paranoica luego de la batalla en Idris; donde pensaba encontrarme con una demonio en toda esquina oscura. Necesitaba estar en Alicante, junto a mi familia, y protegerlos como debía hacerlo. Reprimí tales deseos, para que mi sonrisa y mi voz no demostraran mi tristeza y desesperación.

Jace tomó una de las manzanas que estaban en un bowl, sobre la barra de la cocina. Tal alimento me recordó, no entendía cómo, a lo que detrás mío se estaba preparando. Me di media vuelta y noté como ya se había ablandado la pasta. Tomé la olla grande y me dirigí hacia el lava platos, donde boté toda el agua de la olla, preocupada de que ningún spaguetti se escapara. Luego volví a ponerla en la cocinilla y comencé a condimentarla un poco. Miré a Jace.

-¿Te apetecen unos spaguettis?- le ofrecí, con una sonrisa de lado.
avatar
Hayley K. Jones

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 226
« Fecha de inscripción : 25/09/2011
« Localización : New York City, en el Instituto

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh sí, gloriosa y deliciosa cena (Hayley K. Jones)

Mensaje por Jace H. Lightwood el Vie Oct 14, 2011 10:24 pm

Mi mandíbula se tensó al sentir el jugo correr por primera vez en mi boca, sinceramente odiaba sentir aquella sensación pues el ácido del jugo me hacía reaccionar dando un pequeño salto y realizando una mueca de disgusto. Sin embargo, a pesar de aquella interrupción, pude escuchar con perfecta claridad los comentarios de la chica, el primero acerca de Iglesia. Al parecer le había agradado bastante, pues lo acariciaba como si fueran los grandes amigos y aparte le decía “precioso”. Claro yo también apreciaba a Iglesia pero no negaba que a veces podía ser muy convenenciero y más cuando se trataba de Izzy.

Por más que lo hubiera querido ocultar también había notado su pequeña y casi imprescindible reacción cuando yo había mencionado mi nombre, cuando me había presentado. Sin embargo estaba tratando con un cazador bastante fijado en los detalles, en especial en los gestos de las personas que significaban algo más. Su cuerpo se había puesto algo rígido y como si de un soldado que recibe la orden de su capitán se tratara, se enderezó. Por lo que ligeramente alcé una ceja, pensando en lo que aquello significaría. ¿Le habían dicho algo de mí? Si era así, ¿algo bueno o malo? No era que me importara pero una pequeña duda quedaba sobre saber qué de tantas cosas le habrían platicado y sobre todo quién. Todo aquello lo pensaba mientras masticaba lentamente la verde y jugosa manzana que había tomado segundos antes.

Sin embargo su segundo comentario fue el que más me hizo pensar. “Venida directamente de Alicante”, aquellas palabras me seguían rondando por la cabeza, trayendo inevitablemente más de una imagen a mi memoria. La primera de todas: la casa veraniega en la que había vivido con Valentine a quien había creído mi padre muerto por mucho tiempo, el cielo azul, la brisa moviendo suavemente el césped y el sol iluminando cada partícula en el aire. Después vendrían los recuerdos de la última vez que había estado en Idris: la cara tranquila de Clary mientras dormía en su cama, los momentos que habíamos pasado en la mansión Wayland en busca de aquel libro, Sebastián y por supuesto aquella borrosa escena en la que… había fallecido y después traído de vuelta a la vida por un simple deseo. ¿Por qué todo me recordaba a ella? Era un círculo vicioso y si quería seguir con mis planes debía de dejarlo lo más rápidamente posible.

Tragué saliva con dificiltad, pero uno de sus movimientos hizo que volviera a posar la vista en ella, pues por alguna razón ella me había dado la espalda y mirado a la paste, la razón por lo que lo había hecho. Hasta yo me había olvidado del porqué había venido hasta la cocina, pero ahora, que mi estómago reaccionaba al olor que los fideos desprendían al ser vaciados y después directamente a condimentar, recordaba a la perfección que mi objetivo había sido ingerir algo de comida, aunque no demasiada para no estar horas después devolviéndolo todo en el baño. Para esto, me ofreció a lo que sonreí y me acerqué a la mesa, tomando una silla y sentándome sobre ella, recargándome sobre mis hombros.

- Si cocinas “tan bien” como mi hermana, tendré que declinar amablemente tu invitación – dije, moviendo mi mano en forma de negación - Por otro lado, si lo haces como Maryse tu platillo quedará más que aceptado por mí, un gran conocedor de cocina, por cierto – dije con sarcasmo, sonriéndole y guiñándole un ojo. Aunque lo cierto es que decía la verdad cuando me refería a mi declinación o aceptación de la comida. Seguí con la manzana en mano, dudando en preguntarle sobre su reacción al escuchar mi nombre.

Off: Traducelo y digiérelo como gustes, Jones Cool
avatar
Jace H. Lightwood

CAZADORES DE SOMBRAS

CAZADORES DE SOMBRAS

« Mensajes : 204
« Fecha de inscripción : 09/10/2011
« Localización : Enredado en las sábanas... de tus sueños.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh sí, gloriosa y deliciosa cena (Hayley K. Jones)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.